Casas orgánicas

Viviendas que fusionan construcción y paisaje y que son, en sí mismas, un estilo de vida.

Tree Hotel (Luleå, Suecia).
IK LAB (Tulum, México). Fotografía: Nicolás Borgnino.
Casa Orgánica (Naucalpan, México). Fotografía: Archivo Senosiain.
Keemala Village (Phuket, Thailandia). Fotografía: Brent Madison.

Arquitectos de la talla de Antoni Gaudí, Alvar Aalto o Frank Lloyd fueron en su día seducidos por los nuevos caminos de la arquitectura, cuando ésta empezó a buscar en la naturaleza nuevas formas y materiales orgánicos. Cautivados por este horizonte que daba otra vuelta de tuerca a su inagotable imaginación, promovieron la evolución de esta tendencia arquitectónica. Hoy, gracias a la conciencia de buena parte del planeta, este tipo de construcciones, un estilo de vida en sí mismas, están más de moda que nunca.


Un ejemplo es la Casa Orgánica del arquitecto Javier Sesosiain en Naucalpan, México, inspirada en una cáscara de cacahuete. Las personas se adentran en ella como si lo hicieran hasta el centro de la tierra, aunque sin perder de vista las zonas verdes del exterior. También en México, concretamente en Tulum, la galería de arte contemporáneo IK LAB se encuentra integrada en un complejo turístico de viviendas de lujo ecológicas.


Otro emblema contemporáneo es la Shell House, construida por el estudio japonés ARTechnic Architects. Una enorme estructura con forma de concha partida por la mitad en mitad del bosque de Karuizawa. La casa coexiste con la naturaleza, fusionando los árboles vivienda y paisaje.


De influencia japonesa es la Maison Lenté, diseñada por el estudio de arquitectura Karawitz, de París. Una casa con certificación de bajo consumo energético Passiv House construida en 2011.


En Luleå, al norte de Suecia, se halla un complejo vacacional en el que los huéspedes se alojan en casas que cuelgan de los árboles. En Bali, la casa hexagonal hecha de bambú, Hideout Beehive, simula una colmena.


Al otro lado del Atlántico, en Canadá, las Free Spirit Sphere proponen un nuevo estilo de glamping. Éstas quieren ser un modelo para la conservación de los bosques, además de una alternativa para las comunidades de personas con hábitos de vida fuertemente ligados a la naturaleza.


Las casas árbol son el gran [...]


--------


Lee este reportaje completo en la revista IN PALMA 58. Y si lo deseas, suscríbete a la revista IN PALMA durante 1 año y recibe en tu casa las próximas 4 ediciones de la revista.

Tree Hotel (Luleå, Suecia).
IK LAB (Tulum, México). Fotografía: Nicolás Borgnino.
Casa Orgánica (Naucalpan, México). Fotografía: Archivo Senosiain.
Keemala Village (Phuket, Thailandia). Fotografía: Brent Madison.
Image modal Image modal