Intuición y belleza

Oriol Angrill es uno de los artistas más excelsos del panorama actual. Aunque de niño le hubiera gustado ser Spiderman.

¿Hay algún pasaje de tu infancia que te hiciera decantar por el mundo de arte?

Sí, está relacionado con la muerte de mi abuelo, al que recuerdo con muchísimo amor y ternura. Yo recién había empezado a tomar clases de pintura, y pocos días antes le regalé el primer óleo que había pintado. Lo dejaron en el salón, apoyado sobre una pared. Ahí estuvo el cuadro mientras pasaban los últimos días de mi abuelo, hasta el día en que falleció. Cuenta mi padre, un empírico de pura cepa, que justo antes de que mi madre apareciera para dar la mala noticia, el cuadro cayó contra el suelo, quedando cara arriba. Esa casualidad y la idea de que no lo fuera del todo, me dieron un empujón en mi deseo de ser artista. Siempre he creído en estas cosas y generado mis propias convicciones.


¿Dónde se inicia tu amor por el arte, por la creatividad?

Me gusta que se separen los dos conceptos en la pregunta. Mi pasión no está en el arte realmente, y mucho menos en el mercado que se genera a partir de él. De hecho, todo eso [...]


--------


Lee este reportaje completo en IN PALMA 61. Y si lo deseas, suscríbete a IN PALMA durante 1 año y recibe en tu casa las próximas 4 ediciones de la revista.

Image modal Image modal

Suscríbete a IN PALMA

4 ediciones al año por 40 €

Suscríbete a IN PALMA

4 ediciones al año por 40 €

COMPRAR