Adriana Meunié

Puro sentimiento

¿Qué lleva a una chica joven, de mundo, que habla 5 idiomas, sensible e inteligente, a cansarse un buen día del negocio de las grandes producciones internacionales de moda, dejar grandes urbes como Barcelona o Berlín y trasladarse a vivir a un pequeño pueblo de Mallorca a tejer telares? Esta es la historia de Adriana Meunié.

Adriana Meunié
Fotografía: Xim Izquierdo
Fotografía: Xim Izquierdo

Antes de regresar a Mallorca, su tierra natal, a emprender un nuevo camino, Adriana quiso viajar hasta Nuevo México, la cuna del telar. Su intención era aprender de los maestros, entender cómo trabajaban y cuáles eran sus secretos. Durante aquella estancia en tierras americanas experimentó una serie de sentimientos encontrados. “Comprendí que soy mallorquina y que, ante todo, debo cuidar de mi isla”, cuenta quien desde hace cinco años trabaja a diario con lana, esparto, rafia, hilos antiguos y cueros llenos de historias en su taller de Felanitx.


A los 29 años Adriana se había cansado de un mundo del que otros soñarían con poder formar parte: el de la moda internacional y todo lo que la envuelve. “De más joven tuve una época en la que me encantó vestir ropa de marcas multinacionales, pero un día llegué a no querer entrar en ninguna tienda, me vestía con lo primero que encontraba, aunque no fuera muy estético. Más tarde me cansé de vivir en grandes ciudades, y de trabajar en grandes producciones. Dejó de interesarme la moda, pero sin embargo me seguían encantando los tejidos. Mi sueño era hacer algo ancestral, con materiales primarios, reivindicar su belleza. Siento que Mallorca está perdida, nadie cuida la cultura milenaria de la isla”, se lamenta Adriana, que halla en la tradición un universo lleno de emociones. “La lana huele y es como tener un trozo de realidad en tu casa. Me apena la gente de Nueva York, que vive metida entre cuatro paredes, cuando le vendría tan bien tener un poco de lana para reconectar con la tradición y la tierra”.


Además de hacer telar, Adriana tiene su propia marca de ropa, Odeminui. “Cuando trabajaba en grandes producciones, la presión, los nervios y la ansiedad me saturaban. Ahora diseño mi ropa sin llegar a esos niveles de estrés tan asfixiantes”, explica. Para sus creaciones utiliza productos autóctonos, como el hilo mallorquín. “Aspiro a que la gente que lleva mi ropa se sienta muy cómoda, y darle un cierto toque personal a quien la vista. Me encanta que las personas puedan expresarse a través de su forma de vestir”.

La ropa que crea Adriana es unisex y para nada convencional. Si las mujeres han reivindicado su masculinidad llevando pantalones, por ejemplo, entiende que es el momento de [...]


--------


Lee este reportaje completo en IN PALMA 64. Y si lo deseas, suscríbete a IN PALMA durante 1 año y recibe en tu casa las próximas 4 ediciones de la revista.

Adriana Meunié
Fotografía: Xim Izquierdo
Fotografía: Xim Izquierdo
Image modal Image modal

Suscríbete a IN PALMA

4 ediciones al año por 40 €

Suscríbete a IN PALMA

4 ediciones al año por 40 €

COMPRAR