Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Tu guía de Mallorca

Martes, 11 de Diciembre de 2018

Mallorca es mucho más que playas de ensueño y calas perdidas. La Serra de Tramuntana, los parques naturales y la diversidad de la flora y la fauna son una buena muestra de ello.

ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

Mallorca está llena de espacios naturales muy especiales. En la Serra de Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en la categoría de paisaje cultural, se encuentra el Puig Major, el punto más alto de la isla, una montaña de 1.445 metros de altitud. En su falda encontramos los dos embalses más importantes de la isla, el Gorg Blau y Cúber. También en la Tramuntana está la reserva del Galatzó, un parque natural en el que conviven diferentes especies animales, ideal para senderistas y una opción divertida para las familias por la variedad de actividades que se organizan.

Otro tesoro natural es la isla de Cabrera, al sur de Mallorca. Con más de 200 especies de peces, 450 especies vegetales y diez tipos de reptiles, es un punto estratégico para las aves migratorias. Recientemente se ha habilitado un refugio en el que poder pasar la noche.

Situada al norte de la isla, S’Albufera es la zona húmeda más extensa de Baleares y cuenta con un importante observatorio de aves. El turismo ornitológico está viviendo un auge desde hace algún tiempo, y es una interesante manera de conocer Mallorca desde otro punto de vista. Los birdwatchers tiene también su espacio en otros parques como s’Albufereta, el Parque Natural de Mondragón, en Santanyí, o en la isla de Sa Dragonera, en el municipio de Andratx.

En la isla también se producen increíbles espectáculos naturales como Ses Fonts Ufanes, en el municipio de Campanet, donde los días de lluvia intensa el agua brota con gran fuerza de la tierra. Otra maravilla hidrológica es Es Salt des Freu, una cascada natural cercana al pueblo de Orient.

En el subsuelo de Mallorca también hay belleza. Ejemplo de ellos son las espectaculares cuevas, como las famosas Cuevas del Drach, en Porto Cristo, con uno de los lagos subterráneos más grandes del mundo, las Cuevas del Hams, en Manacor, o las Cuevas de Campanet, que sorprenden con sus imponentes estalactitas y estalagmitas.